El futuro de la realidad virtual está cada vez más cerca, especialmente ahora que se ha avanzado un paso más: cortar los cables. Se trata de las Vive Focus, unas gafas de realidad virtual del fabricante chino HTC, el cual no necesita estar conectado a ningún ordenador. Una de sus principales características es su sistema de seguimiento de 6 grados de libertad.