Tey González de Salas y sus amigas se reunieron para disfrutar una tarde de convivencia y compartieron deliciosos platillos y postres en la posada en la cual entregaron el niño Jesús a Lucha Martínez.