Monterrey se coronó por primera vez en su nuevo estadio; en la Concacaf Liga Campeones lo hizo por cuarta ocasión en su historia.