Motivados por su amor, los novios Roberta Marcos y Kingdon Palmer unieron sus vidas ante Dios el pasado 22 de septiembre en una ceremonia religiosa que se llevó a cabo en la parroquia Nuestra Señora Reina de los Ángeles. La novia, quien lució hermosa en un vestido blanco entallado, escote de corazón y corte sirena, llegó a la iglesia del brazo de su padre Mauricio Marcos, sosteniendo un ramo de orquídeas violetas camino al altar.