Para compartir la experiencia del buen comer, el restaurante La Divina Vita celebró una cena maridaje el pasado 5 de septiembre a las 8:00 de la noche, a donde acudieron sus clientes frecuentes. Emparejar armoniosamente un alimento y bebida para el deleite de los invitados, fue la intención del restaurante, el cual sirvió a sus comensales un menú exquisito que resultó un deleite al paladar. Para iniciar, los asistentes disfrutaron de una bruschetta siciliana con tomate deshidratado y aceitunas kalamata con una copa de sweet tequila con Tequila Patrón, seguido de una fresca ensalada mediterránea de calamares junto a El Cielo Andrómeda Chenin Blanc 2016, ocasión especial para los paladares que saben disfrutar la cocina del mar.