Paulina Martínez y Óscar Altamirano unieron sus vidas en sagrado matrimonio en una bella ceremonia religiosa, a la cual asistieron amigos y seres queridos de las dos familias. La boda se llevó a cabo el pasado sábado 25 de agosto en la parroquia Nuestra Señora Reina de los Ángeles, en punto de las 6:00 de la tarde, misma que fue oficiada por el padre Pablo Mejía Vara y el padre Humberto López. La iglesia fue bellamente decorada por arcos de follaje y flores blancas, así como hermosos arreglos para el altar, creación de Carlos García para “The Flower Shop”. La novia lució espectacular a su llegada con un vestido de encaje corte princesa y un bouquet de orquídeas silvestres. Al finalizar la misa, amigos de los novios ya los esperaban a su salida con chispas de luces que soltaron para despedir a los ahora esposos.