Con un vestido blanco y cabello delicadamente recogido, así lució la futura novia María Ángela Guerra, quien citó a sus seres queridos en el Hotel Habita Monterrey, el sábado 18 de agosto, en punto de las 11:00 de la mañana. Con la intención de despedir sus soltería, Maria Ángela tuvo la dicha de estar acompañada de sus amigas y familiares, quienes acudieron para felicitarla por su próxima boda religiosa que será en el mes de diciembre. Dicha reunión fue convocada por su mamá, María Elena Sánchez, quien fue la encargada de organizar la despedida a su hija. La novia, recibió a sus invitadas en una mesa que estuvo decorada por Juan Antonio Dávila, resaltando así colores como rosa, blanco y fucsia. En la mesa también se puso la imagen de la Virgen de Guadalupe, como símbolo de fe y amor.