El sol y la playa fueron la combinación perfecta para que los sampetrinos disfrutaran de las vacaciones de verano en la Isla del Padre, donde además de nadar en el mar y compartir el tiempo con sus seres queridos, se divirtieron en los antros y restaurantes locales. Gozar del calor y hacer castillos en la arena en uno de los atractivos turísticos más frecuentados, fueron razones suficientes para que los vacacionistas se dejaran conquistar por este ameno lugar. Y como testigo fiel estuvo la lente de LOOK, que desde el miércoles 18 de julio dio fe del ambiente entre los socialités que se instalaron con sus familias o amigos frente a las olas del mar.