Aprender de grandes maestros y disfrutar de la danza, fue un motivo especial para que alumnas de todas las edades acudieran al Campamento de verano del Ballet de Monterrey, durante las últimas semanas.