Con una triunfal descarga de la bachata sexy y melancólica que le ha convertido en una enorme estrella para el público latino, Romeo Santos conquistó al público regiomontano el pasado 14 de junio en la Arena Monterrey en la parte final de su “Golden Tour”. El neoyorquino con ascendencia dominicana y puertorriqueña cautivó al público, en su mayoría mujeres, con el encanto de su voz interpretando sus mejores canciones durante poco más de una hora. El conocido “rey de la bachata” enamoró a las regias vistiendo un saco color verde, camisa y pantalón café, y gafas de sol. Y es que luego de tres años desde su última presentación en la ciudad, el cantante regresó a Monterrey para poner a bailar a sus fans con un repertorio en el que incluyó temas de su etapa en Aventura y otros como solista.