Después de comprometerse en abril del año pasado durante un viaje a San Diego, California, Rebeca Sánchez y Pato González proclamaron su amor el sábado 14 de abril en la Hacienda Obrajuelo en Querétaro, donde amigos y familiares de ambos se dieron cita. La ceremonia cristiana fue impartida por un amigo cercano de la familia, quien dio un mensaje muy especial para los recién casados, quienes intercambiaron votos y anillos. Una hora después, se desarrolló un coctel donde los invitados fueron ubicados en sus mesas y se prepararon para recibir a los novios en la recepción, acontecimiento que sucedió en punto de las 9:00 de la noche.