Luego de cuatro años como presidenta del Patronato de la Cruz Rosa ABP, Alejandra Garza de Landeros entregó la batuta de la asociación a Janet Schwarz de Wapinski, durante una ceremonia el jueves 15 de febrero, en la residencia de ésta última. Aprendizaje y mucha satisfacción por lo realizado durate su periodo, fue lo que Alejandra declaró sentir al dejar la presidencia de la que fue como su segunda casa. “Me siento feliz de haber tenido la oportunidad de regresar un poco a la sociedad. Soy una mujer muy afortunada”, dijo Garza de Landeros. Al tomar la estafeta, Schwarz de Wapinski manifestó sentirse con una gran responsabilidad por liderar de forma correcta dicha asociación. Y es que las voluntarias que ayudan a la Cruz Rosa tienen como objetivo principal donar desinteresadamente su tiempo, trabajo y esfuerzo con amor y entrega, en beneficio de las mujeres diagnosticadas con cáncer. Actualmente cuentan con 50 voluntarios, entre ellos un equipo juvenil, que se encarga de la recaudación de fondos con diferentes actividades, como bazares, torneos de futbol, subastas, cenas de gala, entre otras.