Una hermosa ceremonia religiosa, elegantes adornos florales y rodeados por sus seres queridos fue la celebración ideal para que Ximena Villarreal y Guillermo González contrajeran matrimonio. Luego de cuatro años de noviazgo, la pareja decidió dar el paso más importante en sus vidas, por lo que el pasado sábado 27 de enero promulgaron su amor ante Dios en una emotiva misa, la cual tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en punto de las seis de la tarde. Luego de recibir la bendición del padre, los novios junto con los invitados se dieron cita en el Club Campestre Monterrey a las ocho de la noche, donde los esperaba una velada llena de sorpresas y felicidad. El lugar fue bellamente decorado en tono blanco con toques en color verde, follajes y bellas orquídeas. Los presentes quedaron cautivados cuando los felices novios hicieron su entrada triunfal y bailaron su primer vals como marido y mujer. Momentos después, los invitados prepararon sus paladares con la mesa de quesos y charcutería artesanal, y enseguida con un entremés de flor de espárrago con ensalada de jamón ibérico y hongo relleno en pasta filo con jocoque a las finas hierbas. Al finalizar los alimentos, los invitados se reunieron en la pista de baile y disfrutaron de tan hermosa celebración.