Para los cristianos, otra de las costumbres más importantes después de la Noche Buena es sin lugar a dudas el Día de los Reyes Magos y su tradicional rosca, la cual cada año reúne a las familias y grupos de amigos para disfrutar de esta deliciosa tradición. En esta ocasión fue Judith Marcos, quien convocó a sus amigas más cercanas a una dulce reunión en su residencia el pasado 4 de enero en punto de las 6 de la tarde, en donde por supuesto las sampetrinas se dieron cita con mucho gusto para probarla. Emocionadas por reencontrarse después de unas largas vacaciones de invierno, las amigas se dieron el abrazo de Año Nuevo y charlaron por un rato, para después dar paso a la rica rosca de reyes, la cual fue acompañada por un café caliente, vino tinto y té entre plática y sonrisas. Cada una de las asistentes pudo cortar un pedazo de pan, mismo que representa a una corona adornada con frutos cristalizados de colores que simulan las joyas que estaban incrustadas en las coronas de los Santos Reyes; estas significan paz, amor y felicidad. Asimismo, las afortunadas en sacar el niño Jesús de la rosca fueron Dora María Maldonado, Olga Mejía, Verónica Dávila y Judith Marcos, quienes gustosas ofrecerán una comida en la próxima reunión entre ellas.