Un diseño clásico y elegante fue el marco de la celebración entre los novios, Andrea Morton y Pablo González, quienes unieron sus vidas ante Dios en la ceremonia religiosa que se llevó a cabo el sábado 16 de diciembre en la parroquia Nuestra Señora Reina de los Ángeles. Amigos, familiares y testigos se dieron cita en punto de las 3:00 de la tarde para presenciar la unión entre las dos familias. El encargado de impartir la bendición nupcial fue el padre Pablo Mejía, quien recibió a los enamorados en la casa de Dios junto a sus padrinos, quienes fueron testigos del amor incondicional de los recién casados. Colores como el blanco y el verde fueron los protagonistas de la decoración junto a bellos arreglos florales que adornaron a lo largo del jardín de la residencia de Lydia Sada de González, donde se llevó a cabo la celebración de la boda. Tras haber recibido las felicitaciones de sus amigos y familiares, los novios hicieron su entrada triunfal a la pista de baile, en la cual se les vio muy felices saludando a los presentes. Posteriormente, los invitados disfrutaron de un exquisito menú de cuatro tiempos del chef Juan Arroyo y Tovar, al mismo tiempo que escuchaban la música de Consort Orquesta. Luego del vals de los novios junto a sus papás, todos los asistentes se reunieron al centro de la pista de baile para disfrutar de la gran boda y celebrar el amor de los esposos.