Una experiencia inolvidable y sentimientos encontrados fue lo que vivieron los novios Karen Villarreal y Andrés Espino, al unir sus vidas el pasado sábado 7 de octubre, en la ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato. Los invitados provenientes de distintas partes del norte y sur del país, se reunieron desde el 6 de octubre para disfrutar de varias actividades junto a la feliz pareja. Muy temprano, amigos y familiares de ambas familias se alistaron para disfrutar de una tarde de golf, en el club Ventanas de San Miguel, para posteriormente acudir a la tradicional callejoneada. Todos caminaron por las calles empedradas de la ciudad, la cual aún conserva su estilo colonial, hechizando con su encanto a los presentes, mismos que celebraron con shots de tequila y mariachi. Al día siguiente, los novios se prepararon para su encuentro, uno de los días más esperados desde su compromiso. Karen entró al Templo de San Francisco, ícono de la ciudad, de la mano de su papá, Francisco Villarreal, quien la entregó ante el altar a su ahora esposo Andrés. Luego de recibir la bendición, los novios y sus invitados se trasladaron a la elegante recepción en La Hacienda los Picachos, que fue adornada con velas, luces y flores, mientras Grupo Suggar y el Dj Omar Colunga amenizaban el lugar. Durante la cena, el cuarteto Sonus armonizó mientras los presentes degustaban un menú de tres tiempos, además de una mesa de dulces y para terminar el menú trasnochador con chilaquiles y tacos. Con gran alegría, los novios agradecieron al final de la velada a todos sus seres queridos por haber sido parte de ese día tan memorable. por: Karla Mendoza fotos: Helio Villarreal