Siguiendo la costumbre de acudir a dar gracias a Dios por un año más lleno de éxito, dicha y salud, cientos de sampetrinos acudieron a la parroquia Nuestra Señora Reina de los Ángeles la tarde del pasado 31 de diciembre. A unas cuantas horas de cerrar otro ciclo y recibir el 2017 con la palabra del Señor, padres de familia, pequeños y abuelitos se reunieron en el recinto para agradecer por todas las bendiciones recibidas a lo largo del año. La eucaristía fue presidida por el padre Pablo Mejía, quien invitó a los presentes a fortalecer su relación con Jesús y a proponerse metas y propósitos que los ayuden a crecer espiritualmente. Fotos: René Urdiales